Te van a matar Santiago.

Una de las expresiones más corrientes en el argot ñeril, es «mátame a pedos que quiero morir hediondo»… se usa cómo piropo albañil cada que estos batos ven a una morra de su antojo pasar frente a ellos, ya sea en la obra que trabajan o mientras son transportados de a montón, envalentonados, igualito que un hincha cualquiera de pumas o América.

También se usa de respuesta a un albur o amenaza en broma de los cuates:

-Te van a matar Santiago.

-Que me maten a pedos que quiero morir hediondo

(Advertencia del Padre de Flora a Santiago y respuesta de Santiago en «Crónica de una muerte anunciada», narrada por un borracho en la cantina “La Coyoacana” un jueves por la noche).

Ayer tuve que soplarme parte de mi cena en los tacos al pastor en Medellín, de la colonia Roma, aguantando cómo música de fondo a «despacito» que repetían una y otra vez desde su pimpeado coche (estacionado junto al puesto de tacos) unos pelaós que acompañados de sus respectivas morras, la cantaban y recantaban, cómo si no fuera suficiente con sus súper bocinas y bafles de cajuela.

El ahora triste taco no sabía igual, sentí que el mismo pinche envuelto de pastor en tortilla de maíz, prefería ser tirado o deglutido lo más pronto posible antes que seguir sufriendo, cómo yo.

Me faltaban todavía 3 por zamparme y ya me había chutado durante la fila para ordenar y la fila para recibir mis alimentos al menos 3 repeticiones de lo que parecía ser un bucle igual de ínfimo que infinito. Hijos de puta.

Pero el cosmos es grande y a veces hace que cuadren los astros, que suceda lo que los románticos pederastas llaman “milagro”, cómo la tarde de ayer.

Al dirigirme a echarle salsa a los tlacuaches que me faltaban, noté que la parte frontal de su coche invadía el cuadro azul destinado para motos y que para atrás no podrían moverse pues de hacerlo ocluirían la rampa de acceso a minusválidos. Regué más la vista buscando a algún tránsito. Lo encontré. Era de los que traen su triciclo como de tamales pero en el que cargan los cangrejos o arañas que le colocan a quienes están mal aparcados (bendito cielo), a un lado mío estaba una chica que notó la maldad en mis ojos, nos hicimos cómplices en sonrisa pues creo adivinó lo que estaba por hacer.

Para yo acusarlos, tenía que pasar frente a ellos y sacar al oficial de tránsito que se encontraba dentro del seven eleven en contra esquina, sería muy probable que me vieran, me estaba pasando de verga. Sí.

Dejé mi plato a un lado de las salsas y la compinche en pensamiento me sentenció mientras cogía una servilleta y me enfilaba: «Te van a matar».

En medicina se conoce como “dosis letal” a la cantidad de determinada sustancia o droga, que de manera consecutiva es capaz de llevarte a la muerte, así por ejemplo; la dosis letal de canabis son 2000 churros consecutivos (en efecto, uno, dos o tres fassitos seguidos no hacen ni madre y para prueba viviente de que no mata y sólo apendeja ahí tienen a Carlitos Santana cuyos acordes rifan más ahora), de alcohol son como 40 shots de tequila y de tabaco son como 200 de la marca que quieran.

Y no solamente de drogas, de comida si te pasas de verch es muy posible que de terapia intensiva no pases, producto de una pancreatitis. Las redes sociales ya han matado a varios debido a información compartida o celos pero no se sabe aún de su “dosis letal”… ¿y la música? Quienes me conocen, saben bien que mi soundtrack del orgasmo o del «me levanto» es Shine on you Crazy Diamond de Pink Floyd (en su versión larga) o mi banda sonora de vida: Like a rolling stone (por su autor, desde luego). A ambas rolas las he llegado a escuchar en loops de re play interminable sin consecuencia alguna y en verdad, siempre pensé que la música sanaba, abogué y lo seguiré haciendo por su poder terapéutico. Y solía pensar que toda la música servía para algo, hasta que llegó el reggaeton (si lo escribí mal, me vale verga), que si para algo sirve seguro será para reventar neuronas y de mi se acuerdan, ¿cuantas décadas tardaron en demostrar que los jugadores de americano quedaban pendejos?, así que no dudo que si dios, alá y el santísimo cosmos se ponen de acuerdo, nos regalen en corto o nos pongan frente a la nariz, la evidencia para demostrar por qué los milenials en su mayoría son cachababas. La evidencia será absoluta: culpa del reggaeton (si lo escribí mal, me vale verga).

Pues ahí iba yo, como Juan Escutia posmoderno, portando amenaza garigoleada encima, ¡te van a matar Santiago!, con rumbo al poli a diez metros valiéndome 3 kilos de pito que se me enfriaran los tacos, ya sabía que mi aporte al mundo estaba consumado, el día que vi la playlist de mi hijo atiborrada de Nirvana, STP, Metallica, Tool y Radiohead, ahí supe que mi granito de arena estaba puesto.

Pero ahora quería salvarme a mí, al resto de los comensales y al mundo pues.

-Te van a matar.

-Que me maten a pedos, sus morras, que quiero morir hediondo (lo sé, fui un nacazo).

Al regreso comprendí también lo sagrado del silencio, el taquero me los recalentó y me aventó uno de pilón por mi hazaña, me hice de varios fans en el puesto ¿y los chicos?… son Milenials, seguro subirán un video denunciando mi intolerancia, me pondrán “lord algo” y harán trending topic o TT el cómo los acusé.

Ya sé que lo de héroe o kamikaze urbano no cuenta cuando de antemano sabes que a quien vas a empinar no podrá ni meter las manos, pero sabe bien, sabe cómo al ligero crujir de la cebolla, como a la carne de pastor mezclándose exprimidamente con la piña y salsa verde, siendo empujados hasta los confines de mi tercero, segundo y primer chakras por un sidral mundet al son de Pink Floyd y Shine on You Crazy Diamond.

CarLost

4 comentarios

  1. Que barbaridad!!! Por dónde empiezo!!!??? Por qué te aprovechas de los muchachos? Tú lo has dicho, son recoge babas o algo así los nombraste… Luego, que tienen contra Despacito?? Es la onda mientras te vistes o recoges el tiradero en tu casa, o para bailar y cantar con los niños, a toooooodos los niños les encanta!!… Otro punto, soplón?? Tú???? Qué te pasa?? Jajaja definitivamente en lugar de esos muchachos si te la hubiera armado de pedo en grande… Estuvo muy buena tu anécdota, y porfa mándame el link de Lordsoplón jajajaja, te mando muchos besos

    Le gusta a 1 persona

  2. Buen aporte al menos para los comensales de aquella noche,es favorable saber que tu granito de arena para el mundo ya esta puesto, pues es bien sabido que hay que dejar mejores personas al mundo, ya que con el regaetoon (si lo escribí mal. Me vale Verga) quedará sobre poblado de cachababas jajaja😊

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s