Aprendiendo a respirar, sanar y meditar.

-Aprendiendo a respirar, meditar y sanar en una sola sesión-

Es muy común en la evaluación para entrar a cámara hiperbárica, ya que el paciente está listo para accesar, además de explicarle detalles técnicos para hacer el proceso más divertido, le hable de una manera más provechosa para respirar y aprovechar todo el oxígeno en cada rincón de su cuerpo, en cada célula.

-Nacemos sabiendo.

Cuando el ser humano nace, está mucho más en conexión con lo que llamamos “su escencia divina”, cuando hablo de éste termino me refiero a nuestra conexión con el universo, con la tierra y todos los demás seres vivos. Así pues, nacemos sabiendo respirar. Si observan con detenimiento a un niño de meses o en los primeros 2-3 años de vida, notarán que su forma de respirar es distinta, técnicamente se le llama “diafragmática”, sí, inflan y desinflan la barriga.

Se dice que a partir del primer susto fuerte que reciben (los más comunes, son la sensación de abandono al ser dejado en una guardería o kinder o cuando les arrojan al aire para caer de nuevo en brazos y al nene no le causa gracia) a partir de ese momento, el bebé/beba deja de respirar con la barriga para cambiar su respiración de diafragmática a torácica. O sea, deja de respirar con la pancita o barriga, para respirar con el pecho.

-La Ley del Miedo.

En ese momento ese individuo es presa mucho más fácil de lo que llamamos “la ley del miedo” que es bajo la que está regida la mayoría de la humanidad. Bajo esta ley es que es más sencillo que la desconexión con lo divino se lleve a cabo, entonces es más fácil de manejar por la religión, las campañas de mercadotecnia, política y, sobre todo por la violencia en la balanza de premio-castigo. Los miedos van desde los más sencillos como: si no hace lo que le dicen sus padres, será castigado. Si no estudia, no será nadie en la vida. Si no se casa a tal edad, será una quedada. Si no se vacuna, se muere. Si no paga las tarjetas, le embargan. Si no compra el nuevo celular, dudarán de su estátus. Si no se viste a la moda, será juzgado. Si no apoya a la mayoría, es un indiferente.

Ésta ley, desgraciadamente detiene al ser humano de ser libre, ya que cada decisión que tome a partir de ese momento y sobre todo las más importantes de su existencia, estarán condicionadas a un miedo, con los ejemplos mencionados arriba sería: mejor estudio y de paso algo que de estátus, dinero. Me casaré con ella pues ya llevamos 5 años. Mejor les pongo las vacunas, todos lo hacen, el médico seguro sabe lo mejor para nosotros. Si me embargan perderé mis pertenencias y qué dirán. Si mis amigos ven que sigo con el anterior Aifon, creerán que no tengo dinero. Si no cambio guardarropa me verán raro. Si no pongo esa bandera en mi perfil o muro creerán que soy de los otros y así por el estilo.

– Ley del miedo y su asociación con enfermedades.

“El primer lugar en el que estuvo algo de connotación negativa o positiva, antes de que sucediera, fue en tu mente”

Imaginemos pues, a este individuo que va por la vida, tomando decisiones con base al miedo, a las consecuencias. Ya no respira con la barriga, respira con el pecho. Va en una ansiedad pasiva, porque el miedo muchas veces es a las consecuencias y estas obviamente son a lo que llamamos “futuro”, o sea “desenlaces imaginarios”. Pudieran ser “muy atinados” pero imaginarios, ya que en ese momento están sólo en su mente. No se va oxigenando de manera total. Está comprobado que la respiración diafragmática ayuda a repartir de manera equitativa el oxígeno en todo el organismo, a diferencia de la torácica que al ser con miedo/ansiedad pasiva, la envía a solo ciertas zonas conflictuadas por las variaciones en el PH, porque cada zona de nuestro cuerpo está estrechamente relacionada con algún sentimiento, con lo que identificamos como masculino y femenino, con los miedos, responsabilidad, familia, hijos, pareja, dinero, trabajo, indecisiones, conexión, excesos, deficiencias, debilidades, fuerzas, proyecciones, frustraciones, deseos, enojos, nuestra relación con el mundo que habitamos y sobre todo, con nosotros mismos.

Así pues, tenemos entonces qué si la repartición de oxígeno no es pareja y ciertas áreas, glándulas, sistemas u órganos se ven desprovistos de oxígeno, aguantaran, claro, porque el cuerpo humano dentro de su maravillosidad es noble, soporta, es resiliente pero después de un tiempo que es variable de un individuo a otro, estas deficiencias en oxígeno, alteraciones en PH (acidez/alcalinidad) terminan por generar: enfermedad.

“El ser humano puede aguantar sin alimento, semanas. Sin agua, algunos días. Pero sin oxígeno, la diferencia entre vida y muerte son… minutos o segundos. “

-La respiración/oxigenación, como parte del tratamiento integral en el ser humano.

Entonces, si ya le mostramos cuál es la alimentación ideal, ya recetamos el medicamento indicado, la suplementación vitamínica, la recomendación de actividad física, la sugerencia de hábitos saludables, la terapia que mejor le sienta, el manejo responsable de las emociones ¿importará la respiración/oxigenación en el manejo de la enfermedad? Mi respuesta es contundente: sí.

Entendamos, que sin respirar/oxigenar de una forma total, el paciente ya lleva décadas (varias, en muchos casos). Así que trato, aprovechando de los beneficios que da la enfermedad (estos estados son sólo para mejorar) de hacer lo que denominamos “darle a tres de un tiro” y no solo enseñar como respirar, sino a cómo meditar (atajos en la meditación) y de paso sanar con lo que llamamos pasado, oxigenándonos. Logramos el combo tres en uno, que sería como la hamburguesa, las papas, soda y el juguetito de regalo, tratando de ser coloquiales.

-Oxigenando, meditando, aprendiendo y viajando.

Aprender un hábito y técnica nueva, que posteriormente será natural, puede llevar tiempos distintos en una persona y otra. Yo les pido que de manera conciente, escojan un lugar en el día o noche en que no serán interrumpidos por al menos 30 minutos, a cualquier hora del día. Todos tenemos en nuestro playlist varias canciones que nos relajan, música instrumental que nos aliviana y nos hace sentir bien, lo importante es que sea tranquila, que no nos invite a acelerar los latidos sino a entregarnos en un momento de serenidad. También tenemos en YouTube grabaciones de onda Alfa, Theta y Delta con duración en esas grabaciones para diferentes tiempos, muchos en los alrededores de los treinta minutos. Estas ondas son las que se encuentran en nuestro cerebro durante estados de relajación, de descanso, observación pasiva, introspección compasiva, incluso sueño profundo. Al ponerlas ayudamos al cerebro junto con la nueva técnica de respiración a relajarse y comenzar a entrar a esos ritmos así como memorizar ésta forma de oxigenar. Yo generalmente me pongo alguna combinación de canciones que me relajan y mi preferida es “Shine on you Crazy Diamond” de Pink Floyd, ya que dura como 26 minutos y me permiten esos tiempos, lograr la mayoría de mis objetivos en ese tipo de meditación.

Antes de poner la música comenzamos a practicar la nueva forma de respirar, se hará en 4 tiempos tanto para el ensayo como para el proceso y recomiendo hacerlo de la siguiente manera:

image

Al meter el aire, es importante saber que inflaremos la barriga pues técnicamente estarémos empujando nuestro diafragma (lo que divide al pecho del abdomen) hacia abajo, para que se llenen los pulmones y se contraigan ligeramente las costillas, lo haremos en 4 tiempos pues ello permitirá que se llenen los pulmones desde su base hasta su punta. 1er Tiempo: no les inflaremos por eso, de un jalón, sino que será en 4 segundos que contaremos mentalmente. Al haber cumplido los 4 segundos y tener la barriga inflada (de oxígeno dentro de los pulmones). 2o Tiempo: ahora mantenemos ese oxígeno dentro por 4 segundos que contaremos en la mente, esto nos permitirá jugar con la expansión de los pulmones, y ejercitar, así cómo oxigenar diferentes músculos involucrados en la respiración. 3er Tiempo: durante éste periodo, expulsaremos el aire en 4 segundos, no de golpe, notaremos cómo nuestra barriga pierde lo inflado y regresa a lo plano o concavo.

Con el paso del tiempo, así como el constante repetir de ésta dinámica, permitiremos expulsar la misma cantidad de aire por igual en cada uno de los cuatro segundos. 4o Tiempo: en éste periodo, mantenemos el abdomen concavo o plano, sin aire en los pulmones, por los mismos 4 segundos, antes de re iniciar con el primer tiempo y, otro ciclo, una y otra vez. En conjunto los 4 tiempos de 4 segundos son un ciclo. Conforme vamos habituándonos a esta nueva forma será cada vez más fácil, agilizaremos de paso el tránsito intestinal, la fortaleza de los músculos del abdomen, la captación de oxígeno en cada célula, se reducen de manera considerable los niveles de estrés, la capacidad para poner atención en estados de alerta, un contacto personal con nuestra naturaleza, elasticidad de los pulmones, mejora importante del sueño, se cultiva la paciencia en las relaciones personales y, aprendemos a estar en contacto con nuestro cuerpo, sus emociones y necesidades de una manera mas estrecha, honesta y sutil.

Ya que hicimos esto unos 5/10 minutos (el tiempo que nos tome entender los ritmos, es muy parecido a bailar 1, 2, 3, 4/1, 2, 3, 4 mecanizándolo) ahora sí, preparamos el terreno para la meditación si aún no está listo el espacio, lo importante será estar cómodos, ya sea en flor de loto, acostado o símplemente sentado en un sofá/cama pero que nada nos vaya a incomodar por al menos la siguiente media hora, preparar la música que vamos a escuchar (si es del celular, ponerlo en modo avión o bloquear la entrada de llamadas mientras abrimos YouTube si de ahí obtendremos la música) una vez hecho todo esto, iniciamos y para ello, nos ponemos cómodos, ponemos la selección musical que queremos de soundtrack que nos acompañe y, comenzamos a respirar en los tiempos y con la técnica ya descrita.

En cuanto hayamos agarrado el ritmo, con los ojos cerrados, relajados, nos iremos atrás en el tiempo, iremos lo más atrás que podamos recordar. Hay pacientes que pueden ir hasta los 5, 6 años de vida, otros a los 10, todos somos distintos y no hay que forzar, en la mayoría de los casos quienes no fueron tan atrás, conforme avanzan y repiten ésta dinámica, llegan a épocas cada vez mas atrás en su vida. Ahí, estando en esa edad detectada, busquemos un recuerdo que tengamos guardado, de alguien que nos haya ayudado en alguna enfermedad, ya sea mamá, padre, tíos, abuela, hermano, amigo y tratemos de encontrar no nada más el recuerdo de esa persona, sino lo padre y lindo que fue permitir que nos ayudaran, recibir ese acto de compasión y amor (té, miel, medicina, abrigo/manta, apapacho, masaje, empatía, palabras, compañía, cualquier acto o ayuda que hayamos recibido) a la par, recordemos lo maravilloso que fue sanar y recuperar poco a poco o de golpe la vitalidad, mantenemos eso en mente, a la persona le agradecemos en silencio en la mente y recordamos lo bien que sabemos sanar, que nos permitimos sanar, nos agradecemos a nosotros y el cuerpo que tenemos por habernos dotado con las herramientas para curarse, vivir a gusto esta experiencia de vida.

Agradecemos, valoramos, manteniendo todo el tiempo la respiración en 4 tiempos con cambios de ciclo, con calma y sin prisa, seguimos respirando con el diafragma inflando la barriga al meter aire, regresando a lo plano al sacarlo y avanzamos a un año más arriba, o semanas, meses, años, qué se yo… el siguiente y, es el mismo proceso, identificar, el momento, la persona, el regreso al bienestar, agradecemos a ellos, a nosotros al universo o dios o sólo a nosotros, como lo prefieran. No dejamos de respirar con ésta técnica y así, avanzando y avanzando por el tiempo que dure la grabación, hasta llegar a épocas recientes, si se acabó la música y aún tenemos más escenarios continuamos ya sin la música pero sólo escuchando nuestra respiración. Si acabamos antes que terminara nuestro fondo musical escogido, podemos seguir respirando y regresando a hacer énfasis en los agradecimientos, se sorprenderán de encontrar en ese regreso detalles que enriquecen la escena, u otros ejemplos, recuperaciones y personas involucradas. Y así, hasta terminar.

Verán, en este proceso, con éstas técnicas de respiración como de meditación, es aplicable a otras situaciones, como a nivel laboral, económico, solución de conflictos, manejo de la tristeza o depresión, de la ansiedad, académico, búsqueda de felicidad, etcétera.

O sea, igual, vamos de atras para adelante, sólo cambiamos a los ejemplos de la enfermedad por alguna de las situaciones que menciono en el párrafo anterior usando la misma técnica.

En la parte de salud y medicina, buscamos varias cosas a la par:

-Aprender a respirar de una forma más efectiva, en la que la captación de oxígeno es mejor repartida y aprovechada por todo tu organismo.
-Mejorar en todos los rubros que enumero y las bondades que lleva este tipo de respiración al inicio de la publicación.
-Prevenir padecimientos por bajo suministro de oxígeno (apnea del sueño, muerte celular, envejecimiento prematuro, síndrome de fatiga crónica, pérdida de memoria, crísis de migraña, etcétera).
-Al ir del pasado al futuro, agradeciendo, no solo nos concientizamos del valor de la ayuda, del permitir, saber recibir, saber agradecer sino que le damos valor a nuestra historia de vida, le recordamos a las células que ya sabemos lo que es sanar, y no sólo eso, sino que nos gusta agradecer por la ayuda, que valoramos nuestra economía corporea, al mismo universo le estamos mandando la señal de cuanto nos gusta recuperarnos y que es lo que queremos. No podemos estar con la meta de querer salud o cura y estar sumidos en el estado de enfermedad, de ahí lo importante de la meditación.

Al terminar la respiración, meditación y dinámica. Agradecemos y comenzamos a sentir poco a poco nuestros dedos, manos, pies, seguimos escuchando ya sólo nuestra respiración, abrimos lentamente los ojos y nos reintegramos a actividades.

Ya lo intentarán al manejar, al correr mientras entrenan, pedalear, caminar y otras actividades en movimiento o alerta. Conforme pulen esta técnica tanto de respiración como meditación, notarán que les es más fácil tomar decisiones, que los motivos de miedo ya no son tan relevantes como antes pensábamos. Con tan solo cambiar la forma de respirar, oxigenandonos mejor, valorando lo pasado, reconociendo lo hecho, asimilando, agradeciendo, aprendiendo para no repetir patrones, pues procesos repetidos, son lecciones no aprendidas, pero con estos consejos y técnicas, realizadas a consciencia, es suficiente para empoderarnos te reconoces así cuando no te gobierna más el miedo.

Dr Carlos Patricio

image

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s