Camacho Malportado 

Hay amigos con quienes te unen cosas muy raras. Con Alejandro Camacho nos acercaban la Vespa, parrandas muchas, e incidentes de esos que te dejan semi pasmado el corazón. 

Las primeras veces que platicamos, como de costumbre, salieron los temas holísticos, no se la compraba, le recomendé que leyera a Jodorowski, Taub y a Fogwill, no pensé que lo fuera a hacer, no me daba la pinta.

Grande mi sorpresa al ver que los había comprado inmediatamente y también comenzaba a meditar. 

Terminamos también intercambiando pláticas existenciales y autores de libros a cambio de clases de salsa, era el mejor en salsa casino.

Recuerdo las veces que nos poníamos hasta el cepillo en la terraza de mi clínica con el otro Alejandro, Llerena ¡Qué trío de cabrones! Camacho, Llerena y el Collado como lémures e inspirados en aquella famosa terraza, además, gomichelas del depósito de enfrente. 

Varias fueron las veces que le pregunté el por qué le publicaba cosas a Phia o de su estado de ánimo, que qué fregados teníamos que enterarnos los demás y que Phia ni sabía leer, lo agarraba de bajada y le decía, si a poco también le pedía a dios por Facebook, no me contestaba nada solo se reía, abrazaba  y me decía cosas cómo <<amigo, te quiero cabrón>> y le agradezco profundamente que bregara con mis intolerancias de ayer.

Te doy gracias por muchas cosas Alejandro, incluidas tu confianza, estoy seguro que no amabas a nada más en esta vida que a Phia, tu Phia y como médico me la confiaste.

En una de las ultimas veces que me hizo cita para ella en el consultorio, llegó solo porque aparentemente ya su mami la llevaría a otro lado. Nos encerramos a ponernos bien sound system. Los temas más <<sin sentido>> eran comunes, pero Camacho confiaba en mi, hasta cuando le contestaba con bromas que solo yo entendía, pero en general, admito que salían reflexiones valiosas, como ese día que hablábamos de la muerte, del amor y viajes con plantas de poder.

-¿Qué se sentirá cuando estás muerto Collado a donde iremos?

-Cierra tu Facebook.

-¿Cómo, que tiene que ver eso?

-Cierra tu Face güey, deja pasar dos, tres semanas, no entres ni de pedo, y luego de una cuenta alterna accede y ve como tus amigos y familiares siguen la vida como si nada, se divierten y publican como lo hacen, qué comen, con quien salen, que les gusta y todo sigue igual, quizá uno o dos se acuerden a los pocos días que no sepan de ti, porque no publicaste tus mamadas y te busquen, esos son los que verdaderamente te querían y extrañaran, los demás no mi amigo, así se siente morir bro.

Dos incidentes nos marcaron, 4 de Mayo del 2014, quinto encuentro nacional vespa, de regreso de las pirámides, Camacho me pide aventón hasta la Bipo, le había compartido su moto a alguien más, se montó y aceleré, calculo que íbamos como a 90 o 100 cuándo comenzó a llover leve, entonces a los pocos kilómetros en esa velocidad, ponché, quienes son Vespistas entenderán que dos vatos en una motito a esa velocidad es garantía de chingadazo y pues, nos zarandeamos de un lado para otro, como en las pelis cuando la nave pasa por un banco de asteroides, la vespa parecía que tocaría suelo en cualquier momento, algo que cronometrado no da a más de 5 segundos, a nosotros nos pareció como 5 minutos, además, adornados con el soundtrak de los gritos de susto e impresión de Camacho. Al final, no tocamos suelo. Alejandro se bajó de un brinco y lo primero que hizo fue exclamar varias veces ¡no mames, no mames cabrón! ¿Cómo la controlaste pinche Collado?, los dos estábamos felices de estar ilesos, ahora llovía un poco más, reíamos, me sacudió de la cabeza varías veces tomándome del cabello como cuando metes un golazo, él me había dado el pase imposible y yo la había metido donde no había cómo, nos abrazamos chingón, éramos como pinches dioses y nos sabíamos cómplices, le habíamos pintado unas cremas de mínimo, al destino. Quién iba a imaginar que escogería esa misma fecha Alejandro pero 2 años después para dejar ésta experiencia de vida.

La siguiente fue en la clínica, había ido con Llerena. Llerena echado en una camilla y Camacho con el resto esperaban mientras yo atendía la puerta, parecía una consulta. No, fue un asalto, entraron 5 armados con varias escuadras, pistolitas y pistolas.
 
Yo fui el primero, en la puerta, me sometieron y bajaron pertenencias, pistola en sien querian un Tour por toda la clínica, ya luego estaban dándole báscula al resto, nos pidieron que nos desnudáramos, yo me había roto desde abajo, temblaba, temía lo peor, apuesto que fui el más cobarde de todos, escuché que a Camacho le reclamaban por haberles mentido y le soltaban un o unos trancazos por esconderse la cartera, luego, todos absortos, pocas palabras, cada uno habíamos perdido algo ese día, Alejandro notó mi quebranto, trataba de confortarme sabiendo lo que afectaba mi fuente de trabajo, le pregunté cuánto traía en la cartera y me dijo una cantidad que no recuerdo, pero sí que le dije ¿y por eso te pusiste en riesgo güey? me contestó que era dinero para Phia, seguíamos todos ahora más callados, algo se había roto ese día pero aún no caíamos en cuenta.

Siempre le dolió la ruptura del club de motos, tanto que aunque lo negaba y juraba que le valía un cuarto de kilo de pura madre, conservó el <<Camacho Malportado>> como nombre feisbuquero, hasta el final.

Esto no es un homenaje, me parecen mejor en vida y a Camacho cuando pude le manifesté que era querido, que me importaba y que era mi amigo.

Esto no es un homenaje, y no me parece cuerdo o congruente andarle hablando a un dios, ni a quien no vive o no habla en las redes sociales, a mí, a mí no me parecía, pero a Alejandro sí y es solo que, quería contarles de un amigo.

Pásalo chido bro.

5/5/16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s